Si para darnos una idea de nuestras diferencias culturales redujéramos a 100 la población del Perú, entenderíamos mejor nuestra composición como nación.